Sobre tabúes, pacientes empoderados y la ley del mínimo esfuerzo…

En la Sociedad Red muchos modelos de relación cambian. Las nuevas fórmulas de conexión que facilita Internet, la horizontalidad, persistencia y abundancia de información, van haciendo cambiar los paradigmas post industriales. El individuo tiene a su alcance cada vez mas herramientas que le permiten (¿obligan?) gestionar su día a día: sus ahorros, viajes, relaciones laborales y personales, tienen una fórmula nueva de gestión con la Red…La percepción de bien-servicio evoluciona, y cada nodo de ‘la red’ se activa con mas facilidad. Los mas jóvenes se adaptan, en general mas, rápido que los mayores.

En estos tiempos de cambio acelerado, con frecuencia se olvida un aspecto importante de la vida: la enfermedad y la muerte. Se habla poco, se han ido perdiendo parte de los referentes culturales, pero el individuo ‘en red’ todavía no ha construido nuevas prácticas de afrontamiento. Van surgiendo ejemplos de personas carismáticas, pero todavía no nos acabamos de convencer de que es algo que va con nosotros, que con toda probabilidad deberemos gestionar.

Desde el sector sanitario deberíamos promover un cambio. Un cambio dónde las buenas prácticas de afrontamiento de la enfermedad dejaran de ser un tema marginal, del que solo preocuparse si ‘te toca’…Como introducirlo dentro de la cotidianidad, como un aspecto mas de la vida, es un tema complicado, sobretodo cuando no acertamos a ponernos de acuerdo sobre cual es la fórmula adecuada a promocionar. El debate que suscita el modelo que se ha denominado ‘paciente empoderado’ es buena muestra de ello.

De la experiencia de haber desarrollado una iniciativa como forumclínic, en que pacientes y profesionales se encuentran en un nuevo contexto, un nuevo modelo de relación, extraigo los siguientes aspectos para entender hitos necesarios a tener en cuenta en la promoción de un ‘paciente empoderado’.

 

empoderado

 

Esencial en todo el proceso es la motivación que mueve a los pacientes a superar una actitud pasiva de mínimo esfuerzo ‘resignado’, para informarse y activarse. Una buena palanca de motivación es el ejemplo: ver a otras personas con la misma ‘condición’ que, a pesar de la enfermedad, consiguen una buena calidad de vida y adaptación, mueve a indagar sobre las fórmulas de cómo conseguirlo.

Faltaría en la tabla alguna columna mas que representase a los actores institucionales, cuyo papel de promotor, evaluador y posiblemente financiador en un sistema mayoritariamente público, parece imprescindible.

Esta entrada fue publicada en Comunicación en Salud, Educación Pacientes, Opinión, Sobre activación pacientes y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *