Salud 2.0 …. ¿A quien le toca impulsar su implantación?


Cuatro posibilidades a tener en cuenta:

La Administración autonómica en Catalunya aborda a los social media como un nuevo canal de comunicación selectivo y dispone de diversos recursos sobre redes sociales. Un primer manual de uso, o guía de estilo en redes sociales, impulsado por Jordi Graells, representa ejemplo a seguir. En sanidad destacar la presencia del Institut Català  de Salut (ICS), desde finales de 2010. El ICS está presente en Facebook y Twitter, entre otros, distribuyendo información y recogiendo  y moderando los comentarios sobre lo que publican. La sugerencia de temas no seleccionados por el ICS se realiza de forma privada.

Un uso potencial de las redes sociales por parte de la Administración: las campañas de promoción de la Salud. Pero la  salud – y su ying, la enfermedad-  siempre han tenido una audiencia baja. Hasta que no “nos toca”, no identificamos la temática fácilmente con cómo algo que “vaya con nosotros”. Conseguir,  que un tema sobre vida saludable sea un Trend Topic, parece un desafío dificil de superar. El seguimiento de temas que producen alarma social, como las catastrofistas pandemias de gripe, si que pueden conseguirlo.

Quizás las instituciones sanitarias que prestan asistencia a los pacientes, podrían liderar la implantación de las redes sociales, como una continuación natural del proceso de asistencia. Pero en un sistema público donde la demanda supera a la oferta, -esto es, hay más clientes de los que se pueden atender-, invertir en redes sociales puede parecer  frívolo. En el blog de ObservaTICs se apunta que un 76 % de los hospitales españoles no ofrece ni siquiera una sencilla web de localización y contacto.

Otro modelo lo ofrecen los hospitales americanos, con un sistema privado de asistencia, donde los pacientes son clientes. Tal y como apunta John Sharp investigador en Cleveland Clinic, éstos realizan un uso exhaustivo de las redes sociales: Facebook para consejos de salud, recogida de testimonios y cómo entrada a la web propia de la institución; Twitter para dar consejos diarios de prevención, anunciar seminarios y descubrimientos; YouTube para distribuir contenidos sobre enfermedades, relatar descubrimientos e historias de pacientes; y, LinkedIn cómo comunidad profesional y de contratación de recursos humanos.

Y, volviendo a Barcelona, destacar el cercano caso de forumclínic, que ofrece contenidos de calidad y foros de debate dónde se han generado comunidades virtuales.  O FAROS, web de recomendación de recursos, observatorio de salud de la infancia y la adolescencia, del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona

Entre los profesionales sanitarios encontramos un uso profesional frecuente del twitter, y casos específicos de bloggers y Redes Sociales. La interacción con el paciente, se da en las iniciativas mayoritariamente privadas, y es bastante escasa.

En cuanto a los pacientes y sus asociaciones, la edad deviene un factor clave en el interés en las ventajas que les puede reportar las redes sociales. En el estudio PIC Salud, realizado en Catalunya en 2007, apuntaba que el principal motivo del uso limitado de Internet por parte de las asociaciones era el escaso interés de los asociados (96 %). La eclosión de las redes sociales como punto de encuentro, y de divulgación de actividades, puede significar el punto de inflexión en la tendencia.

En mi opinión, cuando se encuentre una fórmula que demostre que el uso de las redes sociales son “coste-efectivas”, o “útiles” en términos de salud publica, será cuando empiece a ser utilizado de forma exhaustiva por la administración y las instituciones públicas. Un motor de cambio en desarrollo, sería la alianza de los usuarios o afectados.

Esta entrada fue publicada en eSalud, Opinión y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Salud 2.0 …. ¿A quien le toca impulsar su implantación?

  1. Mi riam dijo:

    Muy interesante Imma. Aprendiendo cada día 🙂 gracias!

  2. Nos ha gustado mucho el enlace. Lo compartimos en nuestro Twitter y comunidad.
    Enhorabuena por la entrada.

  3. Muy interesante Inma. Abres la puerta a muchos temas de debate.
    Solo un comentario en uno de ellos. La percepción de “frivolidad” del uso de las herramientas sociales solo la tiene quien desconoce su potencial. Es cierto que el sistema público podía permitirse el relajarse en cuanto a lo que son ofrecer servicios “complementarios” (y eso que aceptamos pulpo, y con él, que temas como que la información al paciente puede ser complementaria). La libre elección abre la puerta a cierta competición por captar pacientes, de modo que posiblemente las cosas cambien en breve plazo.
    Otro tema es el que apuntas de los datos de ObservaTICs (y muchas gracias por la ménción). Aquí ya no hablamos de 2.0 sino de que tres de cada cuatro hospitales no tienen web propia. es decir, los servicios “complementarios” e incluso “frivolos” son pura ciencia ficción. Aquí ni siquiera se ofrece a los usuarios la información básica de contacto, dónde está el hospital, cómo llegar. . . y esta carencia es francamente desconcertante. Y desde luego algo a estudiar y corregir.
    Un fuerte abrazo y felicidades por estos post que nos hacen pensar.

    • Imma Grau dijo:

      Gracias Nacho!!!!
      No creo que las herramientas sociales sean una frivolidad, pero sí que son percibidas como tal. En el apretado mundo profesional sanitario, la asistencia, la docencia y la investigación, profesional-profesional, comprometen la mayor parte del tiempo, acaparan el prestigio y las posibilidades retribución., La divulgación y la participación en redes de pacientes no es atractiva (consume tiempo) y de dudosa recompensa. Creo que los gestores tampoco la valoran hasta que no se demuestre , o la administración la incluya dentro de la cartera de servicios remunerados….Creo que de momento solo nos salvamos por “obra social” (y eso no es la función de una web de presencia)

      Un abrazo!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *