Revisión de intervenciones TIC en el control de enfermedades crónicas

Alguna evidencia científica sobre salud e Internet (III)

El Instituto de Salud Carlos III, para los profanos, centro encargado de coordinar la investigación sanitaria pública en España, dispone de una Agencia de Evaluación de las Tecnologías Sanitarias (AETS), creada en 1994, para “para atender las necesidades consultivas del Sistema Nacional de Salud en relación con la definición de su Política de Prestaciones Sanitarias, en la línea imperante en los Sistemas Sanitarios socialmente avanzados”, según aparece en su propia presentación.

La AETS en su interesante informe Nº 45  recoge una revisión de intervenciones con TIC en el control de enfermedades crónicas (García Lizana, F.; Sarría Santamera, A. 2005). El informe refleja los resultados de una revisión de investigaciones publicadas en las bases de datos de Medline-PubMed y de Cochrane library, entre 1996 y enero de 2005. Buscaron concretamente ensayos clínicos aleatorizados que evaluasen la efectividad de las TIC

El objetivo era determinar si había resultados que demostrasen la utilidad de las TIC en este caso concreto, de forma empírica, en el control de las enfermedades crónicas, en base la evaluación de algún criterio clínico. 

Adoptaron como criterio de exclusión las enfermedades psiquiátricas[1] y dermatológicas, intervenciones únicamente telefónicas y tamaños muestrales inferiores a 10 en los grupos de comparación.

  • Los autores identificaron 56 artículos de los cuales se incluyeron finalmente 25 en el estudio.
  • Señalan los autores que las limitaciones principales del estudio fueron las relacionadas con el escaso tamaño muestral y la diversidad de metodologías empleadas. Aquí un mal endémico: no repetir modelos y métodos no permite incrementar la evidencia con tamaños muestrales mayores.

Los resultados de la revisión sistemática, obtenidos fueron:

  • La aplicación de las TIC para el control de la patología crónica,  no mejora ni empeora los resultados clínicos. Solo se recogió evidencia positiva en el caso de monitorización de variables fisiológicas para detección de patologías cardiovasculares.
  • La aplicación de las TIC para educación terapéutica y apoyo social fueron efectivos.

Concluyeron que la evidencia científica es escasa para concluir si las TIC son beneficiosas y que aquellos sistemas respaldados por una organización consiguieron mejores resultados, que las iniciativas aisladas. Señalaron que faltaba recoger mas y mejor evidencia, concretar metodologías e indicadores de resultados reproducibles y aumentar el número de las muestras.

Progresivamente se han ido sumando a las medidas de mejora clínica (nivel de colesterol en los pacientes con dislipemias, hemoglobina glicosilada en los pacientes con diabetes, etc) ,  otras  de caracter más psicológico (nivel de ansiedad, calidad de vida auto-percibida y auto-eficacia, entre otros) y las de caracter económico (comúnmente frecuentación o veces que se requiere atención sanitaria y complicaciones o nivel de dificultad y / o complejidad de las intervenciones).

 

[1] Señalar que en nuestra experiencia, las comunidades virtuales de enfermedades psiquiátricas se encuentran entre mas activas de forumclinic.

 

 García Lizana, F.; Sarría Santamera, A. (2005). Revisión de intervenciones con nuevas tecnologías en el control de enfermedades crónicas. Madrid: Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (AETS). Instituto de Salud Carlos III

 

This entry was posted in Apuntes, Comunicación en Salud, eSalud, Investigación eSalud, Telemedicina and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *