Revisión de intervenciones en ‘información y educación’ y ‘apoyo y soporte’ mediante Internet

Alguna evidencia científica sobre salud e Internet (IV)

La siguiente entrada se corresponde con una revisión que realicé para completar el contexto en el que fijaba mi tesis: una búsqueda sistemática entre enero de 2005 y junio de 2010 de investigaciones sobre internet, comunicación y salud. Una gran diferencia con respecto al estudio de la AETS descrito en la entrada anterior, es  la no inclusión en el análisis de aquellos estudios que, según la clasificación de Akesson (1)  presentasen resultados sobre investigaciones en Telemedicina (telemonitorización,  teleradiología teleconsulta, etc.).

El origen

Es sabido que el aumento de la incidencia de las enfermedades crónicas está poniendo en cuestión el modelo de atención sanitaria.

Una de las enfermedades crónicas sobre la que mas se han estudiado modelos de intervención (cursos presenciales) es la Diabetes Mellitas. Un famoso estudio multicéntrico realizado entre 1982 y 1993, en 29 centros de EEUU y Canadá, denominado DCCT (Diabetes Control and Complications Trial), demostró que era fundamental para que los pacientes efectuasen una regulación estricta de la glicemia (nivel de azúcar en sangre), la participación del enfermo en la atención y cuidado de su enfermedad, y que para el logro de estos resultados se debía ofrecer una educación integral a los pacientes diabéticos (The DCCT Research Group. 1993).

Otros estudios como un meta análisis realizado por Norris (Diabetes Care 2002) o el UKPDS (United Kingdom Prospective Diabetes Study, Br.Med.J 2000) ratifican las bondades de la educación terapéutica y los beneficios clínicos significativos obtenidos, tanto en el control de la enfermedad, como en el de sus complicaciones.

Progresivamente la educación terapéutica y las diferentes formas de activar al paciente –usuario como gestor activo de su enfermedad, se han ido extendiendo, y los estudios sobre su efectividad proliferando.

La revisión

En la búsqueda de evidencia científica de este capítulo, sin embargo, la aproximación era específica de publicaciones sobre investigaciones que hubiesen utilizado Internet como vehículo de comunicación en salud. Incluía los apartados de información y educación terapéutica, y de apoyo y soporte, para examinar resultados y fijar qué metodologías comunes de investigación se habían utilizado.

Para realizar la revisión se realizó una búsqueda en la base de datos PubMedde la Biblioteca Nacional de EEUU de publicaciones que contuviesen las palabras clave:  health + communication  + Internet (ensayos clínicos, editoriales, meta análisis y ensayos aleatorizados), entre enero de 2005 y junio de 2010. Se identificó una lista de 103 artículos de los cuales, finalmente se incluyeron en la revisión 20.

En la selección de artículos, solo se tuvieron en cuenta dos de las tres áreas temáticas definidas por Akesson (Akesson KM et al, 2007):

  • Soporte y ayuda/
  • Educación e información

Se descartó, así mismo, los estudios en que el teléfono era la herramienta fundamental de intervención.

Resultados

Cómo en el caso del informe 45 de la AETS (2005), los resultados mostraron una gran variedad metodológica, aunque se observó, en el capítulo de Educación e Información una recurrencia repetitiva a las teorías de Bandura y la utilización de test comprobados y reproducibles, de confianza, autoeficacia y ansiedad con el uso de las TIC.

Algunos tamaños maestrales empezaban a tener entidad, y se comprobaba que era posible superar las barreras socioculturales del sector de la población anciana y pobre, poniendo a su alcance los medios adecuados.

Se recogía evidencia en cuanto a que las iniciativas estructuradas de Educación a pacientes mediante Internet era tan efectiva como la presencial. Se mostraban buenos resultados en la mejora de autoeficacia y disminución de la ansiedad.

No se encontraron estudios sobre iniciativas desestructuradas (soporte y ayuda)  como la de los foros moderados por profesionales sanitarios (como el caso de forumclínic). Ni resultados clínicos, ni sobre valores auto percibidos en cuanto a la mejora de auto eficiencia y disminución de ansiedad.

Hay que investigar más…

De los resultados se concluye que son  necesarias nuevas investigaciones que ratifiquen la efectividad de la educación terapéutica on line y que describan las buenas prácticas en este campo. Y que falta definir e investigar sobre la utilidad en cuanto a los usos de ‘apoyo y soporte’ de la comunicación en salud mediante internet, siendo un objeto claro  de estudio, las comunidades virtuales de pacientes.

Medidas de autoeficacia (Bandura), ansiedad, y conocimientos debieran ser variables a tener en cuenta en futuras investigaciones, sumando a las tradicionales de salud (medidas clínicas) y coste-eficacia.

This entry was posted in Apuntes, Comunicación en Salud, Comunidades Virtuales, Educación Pacientes, Investigación eSalud and tagged , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *