La eSalud que viene…

BOLA CRISTALLa Comisión Europea lanzó a principios del pasado diciembre un “Plan de Acción” para favorecer la implantación de la eSalud en Europa (1).

Señala el informe de presentación del plan, la relevancia económica del envejecimiento de la población en cuanto a costes sanitarios y la importancia de hallar fórmula de utilizar las TIC para mejorar la eficiencia de la atención en salud.

Que a pesar de que el volumen de negocio de telemedicina se ha incrementado en un 18 % anual, existe un retraso de la implementación de las TIC en el sector de la salud respecto a otros sectores.

Según el plan la CE emprenderá acciones que faciliten: la conexión de todos los países, la “interoperabilidad” de los sistemas sanitarios de los estados miembros, el desarrollo empresarial privado y adopción de “buenas prácticas”, la alfabetización en salud de los ciudadanos y la medición del valor añadido de los productos y servicios que se vayan implementando.

La interoperabilidad entre sistemas nacionales/regionales sería tremendamente positiva, desde cualquier perspectiva: facilitaría la gestión internacional de los sistemas sanitarios y la circulación de profesionales y pacientes sin problemas de licencias, historias clínicas, protección de datos, etc. También facilitaría el acceso para la investigación a una cantidad inmensa de pacientes, pudiéndose realizar grandes avances utilizando técnicas de minería de datos.

Además en telemedicina, la rápida adopción de los smartfones y la facilidad con que se pueden acoplar dispositivos de medida como, por ejemplo,  los glucómetros, permiten la monitorización continua de los pacientes -en lugar de la periódica de las visitas presenciales-, añadiendo mas cantidad de datos dónde poder investigar.

Isaac Kohane, Jeffrey Drazen  y Edward Campion, de la Universidad de Harvard (EEUU) firman una aportación en la prestigiosa revista  The New England Journal of Medicine –de la que Drazen es el editor jefe-, sobre como será la medicina de nuestro siglo (2).

Apuntan los autores a que  gracias a los millones de datos disponibles de poblaciones compuestas por millones de individuos, aplicados a modelos estadísticos y estudios observacionales, la medicina será mucho mas precisa,  llegando a tener en cuenta el detalle molecular de cada individuo.

También que será más transparente, porque los ciudadanos demandarán que los datos en los que se basan las autorizaciones de fármacos o dispositivos médicos sean completamente públicos y transparentes, lo que provocará un estricto control de las autoridades mediante agencias reguladoras

Por último, opinan que la medicina será más eficiente, centrada en la prevención y el acceso equitativo de una población más informada, que favorecerá una nueva relación medico-paciente, de nuevo más humana.

Para avanzar en todos estos aspectos es imprescindible generar nuevos modelos de conocimiento, buenas prácticas y estándares que permitan un cambio estructural de los Sistemas de salud y atención social. Y para ello hay mucho camino que andar.

Un ejemplo de la dificultad de avanzar en implementar nuevos procesos,  la podemos ver en la misma elaboración del plan europeo. Uno de los informes empleados para fijar los objetivos del plan, se realizó mediante consulta de los estados miembros(3). El informé concluía que la utilidad de la telemedicina se traducía  en:

  • Mayor calidad: mejorando continuidad asistencial, accesibilidad, seguridad de los pacientes y equidad (ORGANIZACIONES), calidad de vida, acceso a la información y empoderamiento, disminución visitas a los centros de salud, respuesta mas rápida (PACIENTES) eficiencia en el desempeño de sus labores, acceso a información y conocimiento, y facilidad en la interconsulta (PROFESIONALES).
  • Reducción de costes contribuyendo a la sostenibilidad del sistema.
  • Y la garantía de un acceso más amplio a la información relacionada con la salud de los pacientes, la atención de salud los profesionales y los grupos de interés

El informe se elaboró con los resultados de una encuesta pública, lanzada en marzo de 2011, a la que contestaron la modesta cantidad de 239 individuos.

El camino hacia el acuerdo de estándares que faciliten la eficacia de la eSalud parece complejo, pero su necesidad es indiscutible.

 

(1) eHealth Action Plan 2012-2020 – Innovative healthcare for the 21st century

http://ec.europa.eu/information_society/newsroom/cf/itemdetail.cfm?item_id=9156

(2) A Glimpse of the Next 100 Years in Medicine

http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMe1213371

(3) Report on the public consultation  on eHealth Action Plan 2012-2020

http://ec.europa.eu/information_society/activities/health/docs/policy/ehap2012public-consult-report.pdf

 

 

This entry was posted in Apuntes, Comunicación en Salud, eSalud, Opinión and tagged , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *