6 sides of mHealth

6 sides of mhealth

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Gamificacion, una herramienta de persuasión para el cambio de comportamiento en eSalud

Gamification: What It Is and Why It Matters to Digital Health Behavior Change Developers logo-seriousgames   Artículo original de Brian Cugelman

Introducción
Inducir cambios de comportamiento en aspectos relacionados con la salud es, según los profesionales que lo intentan con poblaciones o individuos, difícil de conseguir y caro, y los impactos acostumbran a ser de corta duración.

Se calcula, que las campañas de salud que utilizan medios de comunicación públicos son capaces de afectar el comportamiento de más o menos 5% de una población. Mientras que las tecnologías de cambio de comportamiento en línea podrían afectar el comportamiento de más o menos 10% de sus usuarios (cifra aproximada). Dados los impactos modestos de las intervenciones basadas en la evidencia, ¿por qué estamos siendo testigos de afirmaciones generalizadas de que gamificación hace que sea fácil de moldear cómo piensan y se comportan, simplemente, recompensando a los usuarios con puntos e insignias?

Bombo alrededor de Gamificación
Subirse al tren de la gamificación es una empresa arriesgada. No porque la gamificación no funcione, sino más bien, porque es fácil hacerlo mal. La gamificación es sólo una de muchas arquitecturas de la comunicación persuasiva. Como todos los otros patrones de diseño persuasivos, la gamificación funcionará cuando se utilice de la manera correcta, en las circunstancias adecuadas.

Los ingredientes activos de gamificación
Gamificación se define como el uso de elementos de diseño de juego en contextos no de juego. La idea es que, si podemos aislar los ingredientes activos que hacen juegos adictivos, los desarrolladores de una intervención podrán poner los ingredientes en su actuación digital y hacerla adictiva también. Por ejemplo, podemos hacer que una actividad rutinaria, como la toma de la medicación, se transforme en un juego divertido y atractivo, añadiendo elementos de juego, como la obtención de puntos por toma.

Estos ingredientes persuasivos son los factores que ejercen influencia en la gente, animándoles a cambiar sus creencias, actitudes y acciones. Si se eliminan estos ingredientes, la tecnología ya no es convincente. Los investigadores, denominan estos ingredientes con diferentes nombres, “estrategias de cambio de comportamiento”, “estrategias persuasivas”, o simplemente, “estrategias”.

El autor, tras revisar numerosas taxonomías sobre estrategias utilizadas en gamificación, identifica 7 ingredientes básicos, que tienen vínculos claros con las estrategias de cambio de comportamiento demostrado -con la excepción de la diversión y la alegría, que tal vez, no ha recibido mucha atención- en la literatura el cambio de comportamiento en el área de salud.

La arquitectura persuasiva de gamificación y sus 7 estrategias persuasivas

  1. El establecimiento de objetivos: Comprometerse a alcanzar una meta
  2. Capacidad para superar retos: Crecimiento, aprendizaje y desarrollo
  3. Proporcionar información sobre el desempeño: Recibir retroalimentación constante a través de la experiencia
  4. Refuerzo: Ganando premios o evitando castigos.
  5. Comparar el progreso: Seguimiento de los progresos con uno mismo y los demás
  6. Conectividad social: La interacción con otras personas
  7. Diversión y alegría: proporcionando una realidad alternativa

Las estrategias esenciales se combinan para producir un efecto mayor que la suma de sus partes. Así, la arquitectura persuasiva de gamificación es la combinación óptima de estos ingredientes, que hacen que un producto resulte divertido y atractivo.

Tácticas populares en los juegos digitales:

  1. Proporcionar objetivos claros
  2. Ofrecer un reto
  3. Niveles de Uso (desafíos incrementales)
  4. La asignación de puntos
  5. Mostrar progreso
  6. Proporcionar retroalimentación
  7. Dar recompensas
  8. Proporcionar insignias de logros
  9. Mostrar los líderes del juego
  10. Dar una historia o tema

Sin embargo, es arriesgado pensar que insignias motivarán a los usuarios, sin tener en cuenta las estrategias persuasivas que las tácticas de juego deben cumplir, en donde el valor de una divisa proviene de una comunidad que valora en esa placa.

La eficacia de la gamificación: Visión de conjunto
Se debe considerar la eficacia de la tecnología gamified respecto a otros patrones de diseño de comunicación persuasiva. Estimar  su capacidad para influir en las creencias, actitudes o comportamientos de las personas. También se debe tener en cuanta que debe sostener estos impactos a largo plazo, y superar el efecto de la novedad a corto plazo. Para revisar la evidencia que existe sobre la influencia de la gamificación el autor identifica cuatro aspectos: (1) la evidencia anecdótica, (2) la investigación sobre la eficacia de gamification, (3) los ingredientes que han sido probados para trabajar, y (4) la arquitectura persuasiva relacionada con las teorías probadas.

1) Evidencia Anecdótica Gran parte de la expectación en torno a gamificacion parece provenir de la evidencia anecdótica especial, en forma de estudios de casos y demandas de la industria. Aunque muy poco fiable, este cuerpo de historias especiales de éxito, ha servido para dar a conocer los conceptos gamificacion, ya interesar a los investigadores.

2) La investigación sobre la Eficacia de la gamificación Como la investigación sobre gamificación comenzó a aparecer hacia 2010, hay pocos estudios académicos con suficiente calidad. En una revisión sistemática de la literatura científica [*]”¿Cómo funciona la gamificación?”, el equipo de investigación encontró pruebas a través de numerosos estudios, que gamificación pueden influir en los resultados psicológicos y físicos.

Pero  no todos los estudios mostraron efectos positivos, y el impacto variaba según la comunidad, los usuarios, y el producto, e incluso algunos usuarios se quejaban de que la gamificación les era molesta. Además, la mayoría de los estudios se realizaron en contextos particulares, como el de aprendizaje en línea, sistemas dentro de una organización, y en ambientes de trabajo, con falta de estudios de otros dominios.

Finalmente, los autores señalaron que no se podía decir si los resultados informados representaban impactos sostenibles a largo plazo, o sólo los efectos de la novedad a corto plazo.

3) Ingredientes que han sido probados para trabajar Desde el punto de vista de la medicina conductual basada en la evidencia, lo único que importa en gamificación es si se emplea principios y tácticas que han sido probados científicamente para influir en los resultados de salud. Para realizar una aproximación sobre el vínculo entre gamificación y el cambio de comportamiento de salud, el autor compara los 7 ingredientes de la gamificación con 27 principios probados de las ciencias del comportamiento, en la siguiente tabla:

Tabla: 
Estrategias Gamification e ingredientes validados cambio de comportamiento.

 
El mapeo muestra que hay algunos relaciones prometedoras entre los principios gamificación y ciencias cambio de comportamiento de salud, con una brecha que es destacable: el aspecto de diversión y el juego.

Destacar por último, que a pesar de que a pesar de que pueden apelar a las facultades psicológicas similares, las técnicas utilizadas en las intervenciones de cambio de comportamiento de la salud pueden ser radicalmente diferentes a los utilizados en las tecnologías gamified.

4) Arquitectura persuasiva relacionada con teorías probadas
Más allá de la evidencia empírica directa, también hay soporte teórico para la gamificación, en el marco común de otras teorías que han sido probadas para trabajar en el campo de la salud, con las que comparte muchas de las estrategias.

Con el coaching, la arquitectura persuasiva de gamification comparte muchos elementos. El coaching se basa en la capacidad del entrenador para fomentar la motivación de los miembros del equipo. La arquitectura de gamificación también está muy cerca de las variaciones cibernéticas de teoría de la auto-regulación, basada en ciclos de retroalimentación, que cubren todas las estrategias excepto tal vez, la conectividad social y la diversión y el juego.

Por el contrario, una de las teorías que se utilizan con poca frecuencia en el campo de la salud, pero que es popular entre los diseñadores de videojuegos, es la de flujo (FLOW).  Se designa a “flujo”  el estado en que las personas se absorben y se dedican a una actividad cuando están haciendo algo donde su nivel de habilidad se adapta perfectamente al nivel de desafío. De acuerdo con el principio de flujo, si un juego es demasiado difícil, la gente se estresa y deja de jugar. Si un juego es demasiado fácil, la gente se aburre y deja de jugar. Pero si el reto sigue aumentando a medida que aumenta la habilidad de la persona, esta tendrá una experiencia de flujo, y quedará absorbida en la tarea en cuestión, y experimentando una absorción meditativa con lo que está haciendo. Acercar a la gente a este estado mental es un objetivo clave en el diseño del juego.

Selección de la persuasiva Arquitectura Persuasiva correcta durante Intervenciones
Lo que importa en el diseño de un cambio de comportamiento, es saber que arquitectura persuasiva es la adecuada para una determinada aplicación, e identificar cuando gamificación, en su totalidad o en parte, es adecuada. Hay evidencia prometedora que sugiere que la gamificación, puede sumarse a enfoques comprobados de cambio de comportamiento en salud. Y las intervenciones digitales existentes pueden tomar prestados elementos de la gamificación, como el principio del flujo, las recompensas significativas, la palanca social, y lo más importante, la búsqueda de formas innovadoras de hacer intervenciones de salud digital divertidas y atractivas.

Posted in Apuntes, Health Education, eHealth, Gamification, eHealth Research, Sobre activación pacientes | Tagged , , , , | Leave a comment

La funcionalidad y contenido de las Apps de salud

Funcionalidad y contenidos de las App de salud Uno de los primeros aspectos  que te encuentras cuando  te adentras en el universo de las Apps de salud para ver lo que hay, es intentar ordenar un poco el un cajón de sastre.

Para ello etiquetar las apps según su “funcionalidad” parece una buena idea.

El análisis de 40.000 apss en el market de salud de iTunes recogido en el informe Patient Apps for Improved Healthcare del IMS Institute (2013), tras una primera división genérica en categorías generales (No es un app de salud / es para profesionales / es de bienestar / es para pacientes), realizó la siguiente taxonomía:

Grupos de Apps en iTUNES según IMS

Grupos de Apps en iTUNES según IMS

  • Informan: Proporcionan información . es el valor mas común (unos 2/3 de las Apps)
  • Instruyen: Proporcionan instrucciones para el usuario y
  • Registran: el usuario captura los datos introducidos
  • Sumarizan y muestran los datos del usuario en gráficos.
  • Guían: Ofrecen orientación sobre la base de la información introducida por el usuario.
  • Recuerdan /Alertan: Proporcionan recordatorios para el usuario
  • Comunican: Proporcionan comunicación con el profesional de la salud/proveedor / pacientes y / o provee enlaces a las redes sociales

Otro estudio, en este caso realizado por un grupo de investigación de la Universidad de Toronto sobre aplicaciones de cáncer en inglés en todas las platafornas, clasificó las funcionalidades de las App encontradas en las siguientes categorías:

  • Crear conciencia sobre el cáncer ( 32,2 %)
  • Informar sobre el cáncer ( 26,4 %) .
  • Recaudar fondos (12,9%)
  • Presentación de una organización entorno al cáncer (10,2 %)
  • El resto de las aplicaciones estaban orientadas a contribuir a la prevención (2 %) , la detección precoz (11,5 %) , o el tratamiento del cáncer ( 3,7 %), y sólo 3 aplicaciones (1,0% , 3/ 295) permitía a los usuarios comunicarse con o aprender de otros supervivientes de cáncer.

Volviendo al mundo de la empresa, la reputada agencia de marketing Havas Worldwide, en su informe “Mobile Health & wellness”-2014- From counting calories to medical monitoring” destaca que 95 millones de americanos utilizan el móbil para aspectos relacionados con salud, que un 70 % de los usuarios utilizan apps de salud y fitness diariamente, el 87 % realiza búsquedas de temas relacionadas con salud y un 20 % pide hora con un profesional sanitario con este medio. Presentan la siguiente clasificación:

  • Salud & Bienestar
  • Pérdida de peso, Fitness y Wearables
  • Mindfulness
  • Educación Alimentaria
  • Educación para la Salud
  • Prescripción y adherencia
  • Monitorizar y Medicina
  • Salud conectada y centralizada

Un interesante enfoque realizado desde la perspectiva del paciente, queda recogido en el informe “What do patients and carers want from health apps?” de PatienView, recoge la siguiente lista de tipos de Apps por frecuencia de uso:

  • Las que proporcionan información 44%
  • Las de soporte a un estilo de vida mas saludable 33%.
  • Ayudan a hacer frente la condición médica 28 %
  • Facilitan la conexión social 23 %
  • Facilitan la conexión con los profesionales 12%
  • Comentar los servicios de salud 8 %
  • Las que me ayudan a vivir independientemente 8 %

Así que hay múltiples clasificaciones de las funcionalidades de las app de salud, desde observatorios de mercado, universidades, etc.; pero en los markets, donde el usuario acude a descargarlas, las clasificaciones son mas bien confusas.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

6 caras de mHealth

6caras de la mHealth

Posted in Apps, Apuntes, eHealth | Tagged | Leave a comment

Taxonomías del ePaciente

Escala Tecnocrática-Usos de internet Me toca coordinar en un congreso internacional un “panel” de ePacientes, lo que me hace reflexionar…¿qué es un ePaciente?

Por simplicidad diría que, un ciudadano que se introduce en la red como paciente. Pero el mero hecho de hacerlo…¿le dota de alguna cualidad especial? Recordemos la famosa escala “tecnográfica”(reproducida en esta entrada), que apuntaba a posibles roles en la red.

Adoptando las categorías (punto de vista usuarios) podríamos tener ePacientes espectadores, recolectores de información, críticos, hasta creadores de información. Estos serían, por ejemplo los que escriben blogs, como los e-patient americanos de la e-patient.net surgidos a partir del movimiento de medicina participativa (o los mencionados por Chema Cepeda en El blog de salud desde la perspectiva de los pacientes), los que crearon iniciativas como patients-like-me, tudiabetes, o la app socialdiabetes…Esta clasificación podría correlacionar con el nivel de alfabetización, o no.

Otra posible clasificación de los ePacientes podría venir dada desde el punto de vista de las organizaciones. Así tendríamos la clasificación de usos de internet en salud de Akesson:

  1. Telemedicina
  2. Información/Educación Terapéutica
  3. Apoyo y soporte

En el primer apartado, la tecnología permitiría realizar procesos asistenciales sin traslados. Sería un proceso del que el ePaciente se beneficiaría de forma individual.

En el segundo y tercero apartado, el ePaciente podría beneficiarse de forma individual o colectiva de las iniciativas realizadas por las organizaciones, desarrolladas para tales fines. Estos dos procesos, donde actúan factores sociológicos, psicológicos y de comunicación, nos parece que es -a los que andamos buscando las mejores prácticas para facilitar el proceso-, dónde puede haber cambios significativos gracias a la llamada “sociedad red”. Cambios que den claves para la activación de las personas en la gestión de su salud.

Contenido relacionado:
Activación de pacientes: compromiso no es sinónimo de adherencia
La importancia de la alfabetización en salud
Sobre tabúes, pacientes empoderados y la ley del mínimo esfuerzo…
Revisión de intervenciones en ‘información y educación’ y ‘apoyo y soporte’ mediante Internet

Posted in Health Education, Patients Education, ePatients, View | Tagged , , , , , , | 1 Comment

Activación de pacientes: compromiso no es sinónimo de adherencia

CompromisoEl pasado mes de mayo, Ene Oldenburg, una alta directiva de Ernst & Young’s Advisory Health Care Practice proponía en un artículo de HISS, From Compliance to Engagement: Reimagining the Patient Relationship, la diferencia entre el compromiso (engagement en inglés) de un paciente y su adherencia al tratamiento.

Durante muchos años, en la asistencia sanitaria, se ha celebrado el paciente cumplidor, que atiende y asiente ante las instrucciones del plan de tratamiento y presenta, en general, pocas objeciones. Un estudio de 2005 titulado, “El desafío de Adherencia“, señala lo mucho que este tema se ha estudiado en la asistencia sanitaria:

“La literatura de investigación sobre la adherencia del paciente es muy amplia. Durante los últimos 50 años, se han producido 32.550 citaciones de cumplimiento relacionados en PubMed y 10.087 en PsychLit. De estas citas, más de 2000 representan los artículos de investigación empírica”

El tema está tan bien estudiado, porque es muy importante: un artículo publicado en mayo de 2012, estimó que el costo de la falta de adherencia EE.UU. para sólo tres condiciones (diabetes, hipertensión y mal control del colesterol) fue 105.8 mil millones dólares en 2010, o un costo promedio de 453 dólares por adulto de EE.UU.

El lenguaje de la pasividad

Comenta Oldenburg que la palabra, “cumplimiento” tiene connotaciones de pasividad, de seguir órdenes, de seguir a un líder. Se ha enseñado a los pacientes que su papel es el de ser pasivo en relación con el sistema sanitario, siguiendo las órdenes de sus médicos o proveedores. Pero también preocupa que los pacientes no se responsabilicen de su propia salud. Y si realmente queremos desarrollar una cultura en la que los pacientes y sus cuidadores participan plenamente en su salud y cuidado de la salud, debemos cambiar nuestro lenguaje sobre “cumplimiento” y “adhesión” al lenguaje que incorpora el papel del paciente y el cuidador como socios para decidir en un plan de acción en lugar de receptores pasivos.

Cambiando “cumplimiento” por “compromiso”

El Centro para la Promoción de la Salud hizo un trabajo recogiendo la importancia de cambiar este lenguaje desarrollando  una nueva definición del compromiso: ¿Cuál es el compromiso y por qué es importante” Ellos definen el compromiso como:

“Acciones que los individuos deben realizar para obtener el mayor beneficio de los servicios de salud disponibles para ellos.”

“Esta definición se centra en los comportamientos de los individuos en relación con su cuidado de la salud, que son fundamentales y mas próximos a los resultados de salud, que las acciones de los profesionales o políticas de las instituciones.”

“El compromiso no es sinónimo de cumplimiento. El cumplimiento significa un individuo obedece a una directiva de un proveedor de atención de la salud. Compromiso significa que una persona está involucrada en un proceso a través del cual él o ella se armoniza la información robusta y asesoramiento profesional con sus propias necesidades, preferencias y habilidades con el fin de prevenir, controlar y curar la enfermedad.”

Oldenburg señala que no se puede ignorar el aproximadamente 40 por ciento de los pacientes que  no siguen los criterios de tratamiento recomendados, con consecuencias adversas para su propia salud, pero tampoco las muchas causas del problema. Oldenburg opina que el modelo mental empleado en realidad puede promover el problema que se intenta resolver. Re-imaginando la relación paciente Oldenburg propone que en lugar de un modelo en el que los proveedores planifican y distribuyen los planes de tratamiento y el papel del paciente es seguir ciegamente las instrucciones, reinventar la interacción y la relación, y así:

  • Planificar la atención con los pacientes en lugar de para los pacientes.
  • Elaborar el plan de tratamiento hablando con el paciente y su familia acerca de su estilo de vida, perspectiva, motivaciones y barreras.
  • Elaborar un plan de ayuda y apoyo en la comunidad en línea y presencial.
  • Cambiar el idioma de la “adhesión” a la “colaboración” y de “cumplimiento” a “asociación”.
  • Incorporar las metas que se han diseñado por el paciente, en su idioma y no sólo las diseñadas por el proveedor de atención médica o entidades externas.

Y que, a pesar de que se dediquen los mejores esfuerzos en colaboración, siempre habrá pacientes que querrán que sus médicos y sanitarios tengan el control y se opondrán a un cambio de rol. También aquellos que – a pesar de sus mejores intenciones – no cumplirán con sus objetivos.

Habrá que encontrar nuevas formas de llegar a estos pacientes y ayudarles a dar los primeros pasos hacia el compromiso. Y encontrar un nuevo lenguaje para describir estas interacciones y con ello “armonizar la información robusta y asesoramiento profesional con sus propias necesidades, preferencias y habilidades con el fin de prevenir, manejar y curar la enfermedad”.

Contenido relacionado:
La importancia de la alfabetización en salud
Sobre tabúes, pacientes empoderados y la ley del mínimo esfuerzo…
Revisión de intervenciones en ‘información y educación’ y ‘apoyo y soporte’ mediante Internet

Posted in Health Education, Patients Education, ePatients, Reseñas, Sobre activación pacientes | Tagged , , , , , , , , , , | Leave a comment

Gamificación

Pirámide de Aprendizaje

Pirámide de Aprendizaje

Si la colaboración y el altruismo es un rasgo característico de las personas, el reconocimiento (cuarto nivel en la pirámide de Maslow) y la acción lo son también. Y es ahí donde los juegos -actividades físicas o mentales desarrolladas según unas reglas, para divertir o recompensar al participante- son buenos motivadores. Emplear juegos para el aprendizaje, no es un tema nuevo en enseñanza y como en promoción de salud se están tomando técnicas del mundo de la educación, ésta,  no podía ser menos, sobre todo gracias a los recursos favorecedores de las TIC. Así se desarrollan los juegos para la salud: en ingles “games for health”, juegos diseñados como terapia psicológica, para el aprendizaje, el entrenamiento cognitivo, la rehabilitación o el ejercicio físico. Esta tendencia irá en aumento, pues ya se utilizan juegos inespecíficos de wellness como los de ejercicio de la wii, para intentar adaptarlos a poblaciones diferentes de aquellas para las que fueron diseñadas.

Con los juegos los usuarios se pueden puntuar, y así incentivar al usuario a conseguir algo, como prestigio o premios. Someten a los usuarios a un sistema de clasificación que tiene en cuenta su implicación en la actividad. De esta manera se explota el espíritu competitivo de los usuarios.

Además, con el uso de las TIC, el usuario puede beneficiarse de respuesta o feedback: Si el sistema valora que el trabajo que ha hecho por el usuario tiene una implicación relevante, se lo indica, y le permite, por ejemplo, compartir el esfuerzo en redes sociales (como el caso de @cubdelpaseo)

El juego tiene la ventaja de implicar la acción del individuo, por lo que su nivel de aprendizaje puede ser mucho mayor, tal y como apunta el psiquiatra americano William Glasser en su pirámide de aprendizaje, que acompaña esta entrada. Y los científicos se han puesto a experimentar con los juegos: Una búsqueda en la base de artículos PubMed (incluye más de 23 millones de citas de literatura biomédica de MEDLINE,) del término “Gamification” devuelve 43 resultados, todos recientes, Si empleamos el término más antiguo “Serious games” los resultados aumentan a 63, y con el ya mas ambigüo “games for health” se obtienen 2.874 artículos. Todo apunta a que la “gamificación” será una potente herramienta para la promoción y el aprendizaje en salud.   El 28 de mayo se celebra el I Congreso de Juegos de Salud en Madrid.

Posted in Apuntes, eHealth, Gamification | Leave a comment

90 años de promesas y realidades en telemedicina

The Radio Doctor-Maybe! 1924

The Radio Doctor-Maybe! 1924

La irrupción masiva de los dispositivos móviles personales nos hace percibir la inmediatez de un cambio importante en la provisión de servicios de salud. Y hay muchas piezas que propician el cambio. Hay una suficiencia tecnológica (a diferencia de la imagen que acompaña esta entrada, pues en los años 20 la televisión existía sólo como algo experimental). Y los avances en la medicina del s.XX han propiciado un descenso en la mortalidad, lo que ha permitido un envejecimiento de la población, y con ello una mayor incidencia de las enfermedades crónicas, que a su vez han incrementado los costes sanitarios.

En los dos lados del atlántico -Estados Unidos con su ejemplo de Kaiser Permanente y Europa (Wagner 1998 ) y las directrices de la Unión Europea- convienen que una buena forma de afrontar la cronicidad es la activación/alfabetización del paciente. Así se conseguiría un paciente mejor cuidado, y por lo tanto con menos complicaciones. Este resultado beneficiaría al paciente y a la economía de los sistemas de salud (menos complicaciones equivale a menos asistencias costosas). Una situación win-win, que dirían los consultores.

Pero, ¿que hay de promesa y “titular” y que hay de realidad en este nuevo paradigma?

  • Hay indicios claros que el paciente activado /alfabetizado/empoderado es un buen objetivo. Pero no hay tanta claridad en cómo conseguirlo, ni con que medios. Que tipo de educación funciona y cual no.
  • Se habla del paciente y su colaboración con el equipo de salud, pero se mide mas al paciente que al proceso y las capacidades y oportunidades de “coaching” de los profesionales, y su encaje en el proceso asistencial.
  • ¿Como introducir la teleasistencia en el engranaje presupuestario y de servicios de la asistencia pública?
  • A pesar de que tecnológicamente es viable, aún no existe una Historia Clínica única y compartida, por un problema de ponerse de acuerdo con arquitecturas de datos y estándares (a pesar de logros como el HL7, dicom y CIE).
  • Un dispositivo móvil personal puede convertirse ya, con relativa facilidad, en una interfaz de un dispositivo móvil médico, como un tensiómetro o un glucómetro, por ejemplo. Pero además del seguimiento continuado (en lugar de periódico) de datos y un informe personalizado -ambos elementos muy interesantes-, ¿cómo integrar esta información en una historia clínica personal?
  • ¿Cómo pasar de la cantidad ingente de datos del seguimiento continuado personalizado a los datos relevantes para registrar en la Historia Clínica?

En muchas ocasiones nos fijamos más en la tecnología que en los procesos, quizás porque esta resulta mas tangible, mientras que los procesos -que son también condición necesaria- no tanto.

Posted in View, Telemedicina | Tagged , , , , , , , , | 1 Comment

La importancia de la alfabetización en salud

Patient Activation Measure

Patient Activation Measure

El próximo 23 de abril se publica el libro “La alfabetización en salud: de la información a la acción”, un libro compuesto con interesantes aportaciones de gentes vinculadas con la Comunicación en Salud, coordinadas por Ignacio Basagoiti.

La comunicación en salud siempre ha sido un tema importante con escasez de recursos. Los profesionales sanitarios, con la presión asistencial, docente y en algunos casos investigadora, le dedican –en general-, rincones de su valioso tiempo. Los comunicadores de prestigio, por otro lado, no se meten donde no hay negocio ni share. El gobierno en tiempos de crisis, no lo considera como un objetivo prioritario.  

Suerte que la Educación Terapéutica en grandes temas como la diabetes demostró, hace ya muchos años las ventajas de dedicar tiempo y esfuerzo en formar al paciente en su autocuidado. Un paciente que consigue controlarse mejor tiene menos complicaciones por lo que gana en calidad de vida y en coste para el sistema. Como decía Joan Carles March en un reciente artículo en El País:  

Los pacientes competentes en el manejo de su salud logran de forma más rápida, eficaz y adecuada los resultados. O dicho de otra forma, los pacientes con bajas competencias en salud tienen dificultades en lograr mejorías en las pautas de la medicación, gestionar las visitas médicas como las urgencias, comprender las instrucciones del alta hospitalaria, seguir indicaciones preventivas,…Por eso es mejor invertir en la formación de pacientes que plantear estrategias de multar a los pacientes por “abuso” en sus visitas a urgencias.”  

En un interesante post, el director de salud de Microsoft, Bill Crounse, titulado “Activación de pacientes y fin del modelo de aseguradoras” (Patient activation and the end of health insurance companies), además de reflexionar sobre el posible avance del modelo americano de provisión de asistencia hacia entidades mixtas aseguradora-proveedora de servicios, tipo Kaiser Permanete, destaca la importancia para que el modelo sea eficiente de la “activación del paciente”. La activación-autonomía del paciente, medida mediante un cuestionario denominado PAM (Patient Activation Measure), es introducida como un factor clave. Considera Crounse que, para que el modelo funcione, los pacientes se deberían situar en los niveles 3 y 4 de la escala. Y para alcanzar esos niveles es necesaria la alfabetización en salud.  

Y respecto al nuevo libro, además de recomendar su lectura, comentar que tuve el privilegio de realizar una pequeña aportación, sumando algunas reflexiones en el capítulo “La comunicación entre pacientes y organizaciones” que espero que sean de interés. ¡Suerte con esta iniciativa y las que hagan en este sentido!

Posted in Health Literacy, Health Education, Patients Education, Reseñas, Sobre activación pacientes | Tagged , , , , , , , , , , , | 1 Comment

Mantenimiento y resultados de las Comunidades de Práctica en Comunicación en salud

Las recomendaciones del informe de “Health Communication Capaity Collaborative (HC3)”,  también incluyen una serie de consejos referidos al mantenimiento de Comunidades de práctica (CoP) y al análisis de sus resultados, todos ellos muy a tener en cuenta.

Para el mantenimiento de las  CoP los autores recomiendan: (1) Nombrar a un responsable de la comunidad, cuya dedicación variará según el tamaño y actividad de la comunidad. Debería ser un gran conocedor del tópico que aborda la comunidad, y sus funciones serían amplias, con una componente importante de “facilitador”. (2) Revisar los objetivos conforme la comunidad avance. La CoP es un ente flexible y se debería monitorizar y decidir sobre posibles cambios(3) Comunicar con frecuencia. (4) Continuar con la programación de eventos regulares cara a cara. (5) Mantener por lo menos cuatro eventos virtuales al año.  (6) Lograr un equilibrio con la “propiedad” de la comunidad, entre los impulsores y los miembros. Mientras esté organizado y funcione, ambas posibilidades son validas. (7) Establecer estructuras dentro de la comunidad: grupos de trabajo y “task forces” formalizan pequeños grupos, que por periodos pueden prender en la comunidad (8)Mantener viva y con sentido de pertenencia, mediante contenido personal, dinámico e interesante.

También es interesante y recomendable el apartado que habla sobre la medida del impacto de la CoP. Al medir el impacto de una comunidad, se puede demostrar su efectividad en la consecución de los objetivos para los cuales fue creada. Un Plan de Monitorización y Evaluación (M&E) debe desarrollarse de forma paralela al diseño de la comunidad, para ello recomiendan:

  1. Desarrollar un campo de trabajo conceptual, donde se detallen los inputs, outputs y resultados esperados de la comunidad.
  2. Establecer expectativas significativas, medibles, metas que satisfagan al promotor o patrocinador de la comunidad.
  3. Utilizar herramientas ya existentes para la evaluación de resultados. Para ello los autores proponen el modelo de evaluación de cursos de Kirkpatrik, según la pirámide de la figura.

    Píramide Kirkpatrick

    Píramide Kirkpatrick

  4. Evaluar el valor creado. Para ello toman los cinco niveles que propone Wenger y Trayner: Valor inmediato, participación, usuario y nivel de actividad. Capital de conocimiento, Información compartida, perfiles captados, uso de la red, etc. Rendimiento individual y de reputación de la organización. Flexibilidad o capacidad de replanteamiento de la propia comunidad de acuerdo con los interesados en la misma.
  5. Aprovechar las herramientas de análisis on line. Recomiendan Google Analytics y Crazy Egg . También  revisar si el ratio de rebote es superior al 20 %,  prestar atención a las páginas que mantienen mas tiempo la atención del usuario y al origen geográfico de los visitantes.
  6. Y por último resaltan la utilidad de las diferentes redes de Sociales para la promoción de la comunidad. En cuanto a las herramientas para realizar la monitorización y medir el impacto sugieren herramientas del tipo SproutSocial.

Contenido relacionado
Recomendaciones para la construcción de Comunidades de Práctica en Comunicación en salud

Posted in Health Education, Virtual Community, Reseñas | Tagged , , , | Leave a comment